Aquí podréis encontrar algunos pequeños consejos y trucos de esos que nos irán bien a todos en algún momento concreto, ya sea para mantener nuestro equipo en perfecto estado o para resolver ese pequeño problema de lastrado, iluminación, equilibrado, etc.

En la sección se irán renovando los temas de los artículos con vuestras propias sugerencias.

Texto y fotos: Vicente Damián.

 

NORMAS DE SEGURIDAD

Al viajar en avión o sí el foco va dentro de alguna bolsa, maleta, etc. debemos asegurarnos de que está descargado o sí tiene interruptor con seguro, que esté bloqueado, porque podría ocasionar un incendio. Sí nuestro foco no posee bloqueo, podemos quitar la bombilla durante el transporte como solución casera.
Si el interruptor es magnético, no debemos guardar o colocar el foco cerca de campos magnéticos potentes que lo puedan activar (otros focos, altavoces de coche, etc.).
Después de recargar el foco no cerrarlo inmediatamente, esperar al menos una hora en baterías de NiMH y 15 minutos en NiCd.
Asegurarse siempre de la estanqueidad del foco antes de sumergirse, tapas frontales, tapones de recarga, etc.
Sí van a estar un largo período guardados sin usarlos, almacenarlos con el cuerpo abierto o el tapón de recarga sin cerrar, para evitar la posible acumulación de gases.
Respetar los períodos de recarga de las baterías o utilizar cargadores inteligentes, para no sobrecargarlas.
Nunca encender el foco dirigiendo la luz a la cara de las personas, podría ocasionar graves lesiones oculares.
Sí se observa un calentamiento excesivo de las baterías durante la recarga, suspenderla y dirigirse al servicio técnico.
Cuando abramos el cuerpo del foco, hay que tener cuidado con no golpear la bombilla, ni tocarla directamente con los dedos, sí esto ocurre deberemos limpiarla con alcohol y un paño antes de encenderla de nuevo.
Cuando un foco o el pack de baterías sean nuevos, no alcanzaran su máximo rendimiento hasta que lleven 6 ó 7 ciclos completos de carga/descarga, por eso las primeras veces tendrá una autonomía muy baja.

 

CONSEJOS DE MANTENIMIENTO

Enjuagar en agua dulce el foco después de cada inmersión. Si no se va a utilizar en un largo período, es recomendable dejarlo sumergido durante 24 horas en agua dulce antes de guardarlo.
Cuando “endulcemos” el foco, linterna, etc., es recomendable accionar los interruptores, pulsadores, etc. varias veces mientras le mantenemos sumergido en agua dulce, de esta forma facilitamos la expulsión del agua salada depositada en ellos.
Es muy recomendable que sí tu foco es de aluminio, le protejas con una funda de neopreno para evitar los roces, golpes y arañazos que acaban con el anodizado protector y facilitan la corrosión.
Endulza por separado el foco y la funda protectora y no la coloques de nuevo hasta que estén bien secos.
En las embarcaciones ten cuidado de que no pueda recibir golpes de las botellas o los cinturones de plomos, podría dañar la carcasa o la mirilla.
Al terminar la inmersión y subir a la embarcacion, asegúrate de que esta apagado, bloquea el interruptor sí es posible, podría sufrir un sobrecalentamiento si permanece encendido.
Es muy recomendable llevar algún sistema para asegurar el foco a nuestra muñeca o al equipo, cordinos con mosquetones, cables espirales o retráctiles, etc. de esta forma, podremos soltar el foco en caso de tener que usar las dos manos sin miedo a perderle.
Revisar y limpiar las juntas tóricas y los asientos de estas siempre que se abra el cuerpo del foco, volviendo a engrasar ligeramente de silicona las juntas antes de cerrarlo.
Si las baterías son de NiCd, debes de evitar el efecto memoria, agota al menos 2/3 de la carga antes de recargarlo de nuevo, puedes hacerlo manteniéndolo encendido sumergido, en la pila de endulce del centro del buceo, la bañera o el fregadero.
Cuando efectúes la recarga, ten en cuenta que los cargadores se calientan bastante, esto es normal, pero ten la precaución de que no estén en contacto con algún material que pueda ser sensible a estas temperaturas, plásticos, neopreno, cables, etc.


SERVICIOS                                                                                                            
info@buceocormoran.com


 

 Interruptor mecánico plástico.

 Interruptor electromecánico rotativo.

.

 Interruptor magnético rotativo.

 

Existe un tipo especial de lámpara muy poco utilizada pero de características aun más excepcionales que la anterior, se trata de las de tipo HID o de alta descarga. Se utilizan en los automóviles de alta gama, y todos las podemos reconocer por el tono azulado de la luz que emiten. Sus principales características son la ausencia de filamento (funcionan como los fluorescentes), tienen un rendimiento lumínico 4 veces superior, es decir, una de estas lamparas de 35W de potencia emite la misma luz que una halógena de 150W, posee una vida útil de 4000 horas y una temperatura de color de 4.500ºK. Sin embargo, su precio es muy elevado y precisan de una sofisticada electrónica para hacerlas funcionar.

Deberemos tener una precaución especial para todos los tipos de lámparas, y es la de no tocarlas directamente con los dedos, ya que la grasa que nuestra piel segrega, se deposita en el cristal y produce un efecto de lupa, impidiendo la perfecta disipación del calor generado, lo que implica una casi inmediata rotura del filamento; Si llegáramos a tocarla, deberemos limpiarla con un paño impregnado en alcohol antes de encenderla.

INTERRUPTORES
. De nuevo tres sistemas son los utilizados.

Mecánico. Normalmente utilizado en pequeñas linternas y focos de baja potencia, consiste en unas láminas de contacto que se accionan al roscar más o menos la propia cabeza o parábola del foco, efectuando así el contacto. No son muy fiables además de que propician el autoencendido del foco debido a la presión.


Electromecánico rotativo. El más clásico y sencillo, consiste en un eje que atraviesa la carcasa del foco, para accionar un micro-interruptor que enciende o apaga el foco, debe de llevar una o varias juntas tóricas para evitar la entrada de agua, exige mantenimiento para evitar inundaciones.

 

Magnético. Consiste en un interruptor magnético de los denominados REED alojado en el interior del foco y que se acciona desde el exterior por medio de un imán, puede ser rotativo o deslizante. Es uno de los sistemas más seguros al no perforar la carcasa del foco y por lo tanto reducir el riesgo de inundación.

 

Es muy recomendable que los focos a partir de cierta potencia (30W), posean un sistema de seguro de encendido o bloqueo del interruptor, ya que sí se encendiera accidentalmente dentro de la bolsa de buceo, una maleta, etc. podría llegar a producir un incendio debido a las altas temperaturas que alcanzan las lámparas.


Halógena HL

HLX

LAS LÁMPARAS O BOMBILLAS: El elemento que produce la luz es una cápsula de vidrio rellena de un gas noble (Kriptón, Bromo, Xenón...), en la que se encuentra un filamento metálico generalmente de Wolframio, el cual alcanza la incandescencia mediante una corriente eléctrica produciendo luz y calor en este proceso. Son tres los tipos de lámparas mas utilizadas para el tema que nos ocupa:

Halógenas HL. Utiliza el Bromo como gas de relleno, tienen una vida útil bastante larga, entre 2000 y 4000 horas y alcanzan una temperatura de color de hasta 3000ºK.

Halógenas HLX. Una mezcla de Bromo y Xenón, consigue una mayor luminosidad y más alta temperatura de color, de 3.200º a 3.400ºK, sin embargo, se reduce drásticamente su vida útil, de 25 a 100 horas de trabajo.

Halógenas HL-SL. De muy reciente aparición en el mercado, solo hay un fabricante en el ámbito mundial que posee la patente, es secreto el gas de relleno y el material del filamento, que le permiten alcanzar temperaturas de color de 4.500º a 5.500ºK según el voltaje, con una vida media de 4000 horas (12v). Denominadas de “luz solar” porque la longitud de onda de la luz que producen se asemeja mucho a la de la luz del sol, permitiendo ver el verdadero color de los objetos iluminados bajo el agua.

 

LA TEMPERATURA DE COLOR. Se denomina así al “color aparente” de una fuente luminosa y se mide en grados Kelvin. La luz de referencia más blanca que se conoce es la del Sol con cielo despejado, a la que se le otorga un valor de 5.800ºK cuando esta en el cénit y de 2.000ºK en el horizonte, a partir de estas referencias se miden las temperaturas de color de las distintas lámparas, cuanto más se acerquen a los 5.800ºK más blancas son y por lo tanto más reales para la visión humana los colores que nos muestran. Como referencia, una bombilla incandescente de las que utilizamos normalmente en nuestra casa tiene una temperatura de color de 2.600ºK, de modo que su iluminación es rojiza, tan solo tenemos que hacer una fotografía bajo su luz para darnos cuenta de ello, sin embargo, las lámparas de descarga de Xenón de algunos coches de alta gama poseen 4.500ºK de temperatura de color. Por supuesto que este factor es importantísimo en la filmación subacuática, a la hora de plantearnos que tipo de lámpara usaremos.

 

 Tapa roscada con doble tórica.

 Carcasa roscada.

 

 

 

Parábola tipo "soft"

Parábola tipo "spot"

 

LA ESTANQUEIDAD. En todos los casos se consigue por medio de juntas tóricas, prácticamente la totalidad de los focos del mercado tienen forma cilíndrica, o al menos en la parte donde se produce el cierre y apertura del cuerpo para acceder a su interior, baterías, cambio de lámparas, interruptores, etc., de modo que es en esa parte donde se suelen alojar los asientos de las juntas tóricas, suelen llevar una sola junta pero si tienen dos mucho mejor. Este es uno de los puntos débiles de todos los focos, siempre que se abra una carcasa, antes de cerrarla de nuevo deberemos asegurarnos del buen estado de la junta y limpiar bien tanto esta como su asiento, para volver a engrasarla ligeramente con silicona antes de montarla de nuevo.

LOS CIERRES. Existen varios sistemas para asegurar el cierre de las carcasas de focos, sin duda él mas utilizado de todos ellos es el de roscado de la base a la carcasa, debido a la forma cilíndrica de la mayoría de los focos, es él más sencillo y efectivo. Aunque también hay algunos otros sistemas que utilizan pasadores, clips o garras de presión, pero son más inusuales.

PROFUNDIDAD MÁXIMA. Normalmente todos los fabricantes señalan cual es la profundidad máxima de trabajo, si esto es así, se supone que han sido testados bajo presión. En general hay un margen de seguridad en cuanto a los metros, pero la mayoría de las veces las entradas de agua se producen por descuidos en el mantenimiento de las juntas o por no cerrar bien el cuerpo del foco o los tapones de recarga.

 

LAS PARÁBOLAS. Para conseguir que la mayor parte de la luz emitida por una bombilla o lámpara no se disperse, se utilizan las parábolas o pantallas que todos los focos montan en sus carcasas, de este modo se concentra la luz hacia el frente, evitando que se pierda gran cantidad de ella por los laterales. Existen varios tipos de parábolas, podemos distinguir entre dos grandes grupos, “soft” o difusoras y “spot” o concentradoras, en tres tipos de materiales, plástico, vidrio y aluminio.
“SOFT”: Las denominadas así, se utilizan generalmente para filmar, ya sea en vídeo o película, ya que consiguen un haz muy uniforme, sin variaciones de luminosidad en la superficie que abarcan ni puntos negros, a cambio ven reducida su intensidad para una misma potencia.
“SPOT”: Son las parábolas que consiguen concentrar bastante el haz luminoso, de modo que podemos conseguir una mejor y más intensa iluminación de un punto más concreto, suelen presentar zonas oscuras en el centro del haz y pierden intensidad por los bordes, son ideales para observar animales en grietas, explorar cavidades, etc.
Las fabricadas en plástico sólo se pueden utilizar con bajas potencias, hasta unos 6W, ya que el calor producido las deformaría. Las de aluminio reflejan un 80% de la luz emitida, mientras que las de vidrio alcanzan el 98%, sin embargo, siempre hay algún pero y en esta ocasión es el gran calor producido, que en el caso de las de vidrio se refleja hacia el interior del foco pudiendo dañar las baterías y componentes electrónicos, por lo que deben de llevar algún tipo de protección térmica.

GRADOS DE APERTURA: El haz luminoso que es capaz de emitir un foco con su parábola se mide en grados de la circunferencia teórica en que se propaga, de este modo los de baja intensidad suelen concentrar bastante el haz para conseguir mejor luminosidad, unos 10º, a partir de los 30W de potencia se utilizan aperturas de 20º y 30º; para filmar con vídeo se recomiendan de 50º a 90º que sería lo ideal si nos lo permite la potencia de nuestro foco.

 

 Conexíon interna.

 Conexíon exterior húmeda.

 Conexíon exterior estanca.

SISTEMAS DE RECARGA. Existen tres tipos de sistemas para efectuar la recarga:

 

Conexión interior, ésta se encuentra en el interior del foco, por lo que se tiene que abrir éste para efectuar la recarga, tiene la ventaja de no acumular gases, se debe revisar y limpiar las juntas tóricas en cada proceso.

 

 

Conexión exterior húmeda, se realiza por medio de unos bornes situados en el exterior y que están en contacto con el agua, no siendo necesaria la apertura del foco para efectuar la recarga, una gran ventaja, sin embargo, tiene el inconveniente de poder acumular gases en su interior durante el proceso, por lo que no se pueden utilizar baterías de NiMH. , en este tipo de focos.

 

 

Conexión exterior seca, un tapón con junta tórica en el exterior del foco, protege el conector por donde se efectúa la carga no siendo necesario abrir el cuerpo para la recarga, pero hay que tener mucho cuidado de no olvidar cerrar bien el tapón antes de sumergirnos de nuevo, también hay esperar una hora antes de cerrar el conector después de cada carga, para que se eliminen los gases producidos durante el proceso.

 

     

     

 

 

        

 

NiCd. Las baterías de Níquel-Cadmio, son muy conocidas y utilizadas desde hace mucho tiempo, son algo más caras que las normales alcalinas, pero se pueden recargar unas 1000 veces en condiciones óptimas, lo cual abarata infinitamente el coste final, además, mantiene el rendimiento del voltaje durante la descarga, ofreciéndonos la misma intensidad de luz hasta su agotamiento. Los inconvenientes son el efecto memoria y la producción de gases durante la recarga y la alta toxicidad a la hora de deshacernos de ellas.

NiMH. Las de metalhidruro de níquel, se utilizan desde hace pocos años, tendiendo a imponerse su uso sobre todos los demás tipos debido a sus ventajas, no son tan contaminantes, ya que no poseen metales pesados tóxicos, son capaces de aumentar la capacidad hasta en un 80% respecto al NiCd y no padecen del llamado efecto memoria. Los inconvenientes son, una autodescarga elevada, un precio mayor y la producción de gases durante la recarga.

EL EFECTO MEMORIA. Se denomina asi a la disminución de la capacidad y el rendimiento de una batería de NiCd, cuando se le somete a constantes cargas/descargas parciales o unas largas pausas de utilización (auto-descarga). Es aconsejable descargar al menos un 80% la batería antes de otra recarga, así como efectuar cargas parciales cada 35 ó 40 días, durante períodos largos sin utilización.

DESCARGA PROFUNDA. Se debe evitar que las baterías se descarguen totalmente, ya que los procesos químicos que se producen en su interior pueden ocasionar la reducción drástica de su vida útil, algunos focos poseen sistemas para evitar esto, que apagan la lámpara automáticamente al llegar a un valor mínimo, es el denominado “TES”, en algunos modelos va acompañado de señales acústicas o luminosas que avisan algunos minutos antes de producirse la desconexión automática.

TIEMPO DE RECARGA. El tiempo que tardan en recargarse completamente las baterías, varia dependiendo del tipo de baterías y cargador que utilice.

TIPO DE CARGADOR. Básicamente, existen dos tipos, el estándar y el llamado inteligente, en el primero debemos estar pendientes del tiempo máximo de carga que marca el fabricante, si se sobrepasa este, se dañan, reduciéndose la vida útil, osea la cantidad de veces que se pueden recargar; los denominados inteligentes, cortan la carga automáticamente cuando se ha completado, manteniendo una pequeña tensión para evitar la descarga pasiva.

 

    

 

 

 

Y para que no nos perdamos en este laberinto, hablaremos también un poco sobre todas estas características mencionadas anteriormente, además de desarrollar algunos de los términos técnicos mencionados.

 

POTENCIA. Normalmente cuando nos referimos a la potencia de un foco o linterna, lo hacemos sobre los watios que consume su lámpara, osea cuanto más elevada sea la cifra, mayor cantidad de luz ofrece.

AUTONOMIA. Es el tiempo que es capaz de ofrecernos luz continua, depende de la capacidad de la batería, la potencia de la lámpara y el voltaje.

BATERIAS. Existen dos grandes grupos, las de un solo uso, llamadas comúnmente “pilas”, y las recargables o “acumuladores”, casi todos los focos subacuáticos utilizan estos últimos y algunos modelos tienen la posibilidad de utilizar los dos tipos de baterías.
Dentro de las denominadas “pilas”, las más recomendables por su duración y comportamiento, son las alcalinas.
En cuanto a los acumuladores en la actualidad hay varios tipos, pero son dos, los que utilizan mayoritariamente los fabricantes, el NiCd y el NiMH.
Durante el proceso de recarga de cualquier batería, se producen en su interior unas reacciones químicas al paso de la corriente eléctrica, que son las que consiguen que la batería vuelva a tener energía eléctrica acumulada, pero durante estos procesos químicos se liberan gases que si se acumulan en un recinto confinado, por ejemplo en el interior del foco, pueden presentar un peligro de explosión al accionar el interruptor; El más peligroso de estos gases es el hidrógeno.

 

Además de las prestaciones y características técnicas, también debemos pensar en el uso que le vamos a dar a nuestro foco cuando nos sumerjamos con él, por ejemplo, sería un poco absurdo, utilizar un potente foco de 100W de potencia, 90º de apertura de haz y una autonomía de 60 minutos, que por lo general son bastante voluminosos y pesados, como iluminación habitual o foco de mano para nuestras inmersiones deportivas normales y corrientes, sin duda sería un engorro cargar con él durante toda la inmersión y utilizarle tan sólo de vez en cuando para observar el interior de las grietas y pequeñas cuevas.
De igual manera que no nos serviría de nada utilizar un pequeño foco que quepa en el bolsillo del chaleco, con 20W de potencia, luz puntual y 20 minutos de autonomía, para filmar con nuestro equipo de vídeo, o explorar una cueva sumergida.

Una vez que tengamos más o menos claro el uso principal que le vamos a dar a nuestro foco, deberemos fijarnos en las múltiples y variadas prestaciones que nos ofrecen cada uno de los fabricantes en sus distintos modelos, para decidirnos por el que más se acerque a nuestras necesidades; Potencia, autonomía, tiempo de recarga, tamaño, peso, distintos tipos de: parábola, interruptor, bombilla, temperatura de color de ésta, baterías, cargador, material de construcción de la carcasa, etc., También podemos tener en cuenta el tipo de cierre, la estanqueidad, la forma de recarga (interior/exterior), la profundidad máxima de trabajo. ; En fin una larga lista de características y prestaciones que la avanzada técnica de hoy en día nos ofrece.

 

        

             

 

          

LAS DIFERENCIAS. Cualquiera de los focos sumergibles que podemos encontrar en el mercado, cumple perfectamente con la misión para la que ha sido diseñado, proporcionarnos luz bajo el agua; pero una vez conseguido esto, existen diferencias apreciables, entre los distintos modelos, fabricantes, materiales, precios, etc., por supuesto que este último factor, el precio, siempre esta determinado por las diferentes prestaciones y características de cada uno de los productos.
A la hora de elegir nuestro foco ideal, deberíamos tener en cuenta una serie de factores que serán los que nos decidan por uno u otro, en función de varios condicionantes, seguramente para la mayoría de nosotros el principal será el precio, pero manteniéndonos dentro de un mismo escalón, existen otros de estos factores, que pueden hacer que nos decidamos.

LA LUZ QUE NOS GUÍA
Como elegir nuestro foco ideal.

Quién no ha echado de menos un poco de luz en alguna de nuestras inmersiones, en esta ocasión os desmenuzare las características técnicas de los focos de mano, espero que os sirva de ayuda a la hora de decidiros por una opción.

SERVICIOS